TEST EDGE-TACTICAL

Todos sabemos de la fragilidad de nuestros ojos y no es necesario explicar la importancia que tiene el sentido de la vista para policías y militares. Si no contamos con la adecuada protección ocular hasta un aparentemente insignificante grano de arena en un momento inoportuno puede entorpecer gravemente la acción de un agente de policía u operador militar.

Por estos motivos no hay ningún soldado desplegado en zona de conflicto que no porte gafas de protección balística y son igualmente necesarias para policías integrados en grupos tácticos y de intervención. También cada vez son más utilizadas por policías de seguridad ciudadana para proteger la vista no solo de los rayos del sol sino también de sustancias y partículas que podrían tener consecuencias graves durante su labor diaria.

También somos conscientes de la necesidad y obligatoriedad de utilización de gafas de protección balística durante la realización de las prácticas de tiro para protegernos del daño que puede causar el borde cortante de un casquillo caliente; una esquirla de latón o plomo de un proyectil, o fragmentos de pólvora.

 A la vista de lo descrito tenemos bien claro que es de vital importancia contar con la adecuada protección ocular para realizar nuestras actividades profesionales donde se pueden dar innumerables situaciones con consecuencias fatales para nuestros ojos y, aunque el resultado del accidente fuera muy grave y nuestras gafas de protección no detuvieran totalmente el impacto, al menos se conseguiría atenuar sus consecuencias.

 Las gafas de protección balística tienen que estar diseñadas y fabricadas con una gran exigencia de calidad y con pleno conocimiento de las circunstancias y situaciones en las que van a ser utilizadas.

A la hora de valorar el nivel de protección de unas gafas, debemos tener en cuenta que estándares para los que está certificada en materia de protección frente a impactos. En este aspecto son cuatro las referencias que tenemos que conocer a la hora de elegir unas gafas de este tipo. Tenemos dos estándares industriales y dos estándares militares.

ESTÁNDARES DE PROTECCIÓN DE LA INDUSTRIA

EEUU

El estándar americano ANSI Z87.1, establece una protección para lentes de seguridad que resistan el impacto de una bola de acero de 0,25 pulgada (0.6 cm) a una velocidad de 150 pies por segundo (45,7 metros por segundo. Conociendo las características de las armas de fuego, es fácil entender que esta resistencia es absolutamente insuficiente. Como mucho podrá parar el proyectil de un arma de aire comprimido standard. Esta es una especificación pensada para el mundo laboral civil, pretende dar protección frente a chispas, pequeñas partículas de metal, etc. en absoluto ofrecer protección frente a proyectiles.

En la gafa debe aparecer el acrónimo “Z87” junto con el logotipo del fabricante para que el producto se reconozca como homologado en esa norma.


EUROPA

El standard de protección europeo referido a la resistencia mecánica en la norma EN 166:2001, se reseña de la siguiente manera:

ESTÁNDARES DE PROTECCIÓN MILITAR

S. Solidez reforzada, resiste una bola de 22 mm y de 43 g que cae desde 1,30 m.

F. Impacto de baja velocidad, resiste una bola de 6 mm y de 0,86 g a 45 m/s.
B. Impacto de velocidad media, resiste una bola de 6 mm y de 0,86 g a 120 m/s.
A. Impacto de alta velocidad, resiste una bola de 6 mm y de 0,86 g a 190 m/s.
Para A esto representa una energía cinética, Ec=1/2.m.v2, de Ec= ½.0,00086 kg.( 190 m/s)2 = 15,523 julios.

EJÉRCITO USA

Otro estándar de protección visual es la especificación militar norteamericana MIL-PRF-31013, que establece una protección para gafas de seguridad que obliga a que éstas resistan el impacto de un proyectil de forma de “punta de cincel” de 0,15 pulgada (3,6 mm) y 5,8 grains (0,375834 gr) de acero viajando a una velocidad de 650 pies por segundo (198,2 metros por segundo). Esto viene a ser más de SEIS veces el nivel de energía cinética que certifica la especificación ANSI Z87.1. Aun así, estos números sin ser lo idóneos, se acercan mucho más a lo que es la velocidad de un proyectil balístico. Existe una variante para máscaras en las que se especifica que deben resistir el impacto de un proyectil de 0,22 pulgadas (5,28 mm) a 550 pies por segundo (167,64 m/s).

OTAN

STANAG 2920 se utiliza para evaluar la resistencia de materiales de protección contra impacto y perforación, aunque nació para chalecos antibalas se extendió al resto de equipamiento. Por lo tanto, también se aplica a gafas de protección para uso militar y determina su máxima resistencia. Esta norma no garantiza un umbral mínimo de protección de la misma manera como la norma EN 166. Funciona de otra manera, se utiliza el valor V50 xxx m/s, donde en base a un conjunto de ensayos con velocidades progresivas, V50 es la velocidad a la que hay un 50% de posibilidades de que la mitad de los proyectiles impactados atraviesen el material. El proyectil que se emplea para las pruebas tiene un peso de 1,102 gramos y es de material perforante. Según este standard se consideran gafas de protección balística a partir de V50 178 m/s.

LAS PRUEBAS

MUNICIÓN

-Cartucho semi-metálico de 24 gramos marca RIO. Con perdigones del 7.5 (diámetro de 2.41 mm), con un peso de 0,075 gr. por perdigón (perdigones por cartucho aproximadamente). La velocidad de los perdigones está entorno a los 410 m/s. Velocidad que sobrepasa cualquier certificación, en concreto 2,5 veces la certificación OTAN, la más exigente de las analizadas.

Los blancos han sido colocados a 10 metros de distancia. El arma empleada ha sido una escopeta MOSSBERG500. 

PREPARACIÓN Y PRESENTACIÓN DE LA PRUEBA

Para proveer del mayor realismo posible a la prueba, las gafas se han colocado sobre la cara de un maniquí. Esto nos ha ayudado a tener una idea del tipo de impacto y poder comprobar el nivel de sujeción de la montura a la lente, además hemos podido verificar si, aunque no haya habido penetración o fragmentación en la lente, la misma causa algún tipo de daño en el rostro por su desprendimiento de la montura o aplastamiento contra la cara.

LOS RESULTADOS

Antes pasar a relatar el resultado del test debemos tener en cuenta que ha sido una prueba “CASERA”, no se ha seguido un método científico, con numerosos ensayos en condiciones exactas. Pero pensamos que ha sido lo suficientemente significativa para poder valorar las gafas de protección. Por otra parte, estamos evaluando la resistencia de estas gafas balísticas para proteger nuestros ojos, es obvio que un disparo sobre nuestra cara de un cartucho del 12/70, tendría como resultado unas lesiones muy graves.

Los resultados en términos generales han sido sorprendentes, las gafas han sido capaces de detener los perdigones empleados para el test. En ningún caso perdigón alguno ha sido capaz de traspasar las lentes de policarbonato, es decir, son capaces por tanto de soportar una prueba varias veces más dura que la más exigente certificación de protección ocular militar de la OTAN.-

Aunque bien es cierto, que la cobertura de los ojos está garantizada en las dos gafas testadas, la montura de la Tactical Blade Runner, se ha fractura debido, posiblemente, al menor grosor del policarbonato de la lente. Además, hemos podido constatar, que el empuje de los perdigones al no poder penetrar el policarbonato, hubiese producido diferentes lesiones faciales, aunque a fin de cuentas un pómulo o mejilla son “reparables”, el reventón del globo ocular NO.

Las dos gafas de protección balística testadas, EDGE Tactical Hamel MultiCam y EDDGE Tactical Blade Runner cumplen perfectamente en la detención de los perdigones del cartucho del 12/70 RIO

La montura de la Tactical Blade Runner se rompió tras el disparo, debido, al parecer a causa del menor grosor del policarbonato de las lentes, lo que no ayuda a reforzar el marco de las gafas. Por ese motivo se fracturó igualmente la lente izquierda.

CONCLUSIONES

El objetivo principal de Equipo de Pruebas es que nuestros compañeros policías y demás personal de emergencias, se doten con el mejor material de protección por eso lo sometemos a las pruebas y análisis más exigentes y objetivos para conocer hasta dónde puede llegar la protección que llevamos o vamos a adquirir. Y así, decidir en consecuencia. En cuanto a gafas de seguridad, tendríamos que elegir unas que tuvieran como mínimo 2.2 milímetros de grosor de la lente y que cumplieran el estándar de protección militar para protección visual.

ENLACES

Como no, tenemos vídeo de esta prueba, que lo podréis visionar en el siguiente enlace; https://youtu.be/2kEX-ZfhFS0

Y para poder adquirir algunos de los modelos de Edge Tactical, os dejamos el enlace de Monakus, distribuidor oficial de la marca:

www.monakusseal.com

Como siempre, esperamos que haya sido de vuestro interés esta prueba y que la información la podáis compartir, por el bien y la seguridad de tod@s nosotr@s.

Recibid un Cordial Saludo!

El Equipo de Pruebas

ansibalisticaedgeemergenciaseyeweargafasmilmilitarmonakusocularpoliciaproteccionpruebastanagtactical

Equipo • 14 enero, 2020


Previous Post

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *

Blue Captcha Image
Refrescar

*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.